¡Tenemos correspondencia!

¡Han llegado! ¡Nuestros amigos de Quibdó, Colombia, nos han contestado!

El año pasado, a través del Pasaporte Solidario, quisimos acercarnos más a las realidades que viven cada día otros niños de nuestra misma edad. La manera: volver a escribir correspondencia, aunque, ahora, de la mano de las nuevas tecnologías.

Nuestras cartas se escribieron en forma de e-mails y tenían un destino lejano: Quibdó, una pequeña ciudad de Colombia. Con la ayuda de las hermanas Vedruna que viven en misión en esa zona y unas voluntarias Vedruna, Alba y Elena, que se fueron a pasar sus vacaciones allí, hemos conseguido obtener respuesta a todas nuestras cartas. Jhon, Juan Camilo, Sofi, Juan David, Melany, Alex y muchos más se han alegrado con nuestras cartas y, hoy, nosotros nos hemos emocionado mucho al poder leer las suyas.

Y, esperamos seguir haciéndolo... ¡Ya nos ponemos con la siguiente!